El Monje que Vendió su Ferrari

El monje que vendió su Ferrari es un bet seller escrito por Robin S.Sharma, enfocado a gerentes, directores y profesionales, que a través de una fábula describe ocho claves para el éxito y desarrollo personal.

Julian Mantle es un abogado que supuestamente lo tiene todo en la vida, pero un buen día, a raíz de un infarto, toma la decisión de vender todas sus posesiones materiales y emprender un viaje a la India en busca del propio autoconocimiento. A su regreso le cuenta a John, un antiguo compañero de profesión, la siguiente fábula:

“Imagínate que estás sentado en mitad de un espléndido y exuberante jardín. Este jardín está lleno de las flores más espectaculares que has visto nunca. El entorno es extraordinariamente tranquilo y callado. Saborea los sensuales placeres de este jardín y piensa que tienes todo el tiempo del mundo para disfrutar de este oasis. Al mirar alrededor ves que en mitad del jardín mágico hay un imponente faro rojo de seis pisos de alto. De repente, el silencio del jardín se ve interrumpido por un chirrido fuerte cuando la puerta del faro se abre. Aparece entonces un luchador de sumo japonés (mide casi tres metros y pesa cuatrocientos kilos) que avanza indiferente hacia el centro del jardín. ¡El Luchador de sumo está desnudo! Bueno, en realidad no del todo. Un cable de alambre de color rosa cubre sus partes.

Cuando el luchador de sumo empieza a moverse por el jardín, encuentra un reluciente cronógrafo de oro que alguien olvidó muchos años atrás. Resbala y al momento cae con un golpe sordo. El luchador de sumo queda inconsciente en el suelo, inmóvil. Cuando ya parece que ha exhalado su último aliento el luchador despierta, quien sabe si movido por la fragancia de unasrosas amarillasque florecen cerca de allí. Con nuevas energías el luchador se pone rápidamente en pie y mira intuitivamente hacia su izquierda. Lo que ve le sorprende mucho. A través de las matas que hay al borde mismo del jardín observa un largo y serpentenante camino cubierto por millones de diamantes. Algo parece impulsar al luchador a tomar esa senda, y, dicho sea en su honor, así lo hace. Ese camino le lleva por la senda de la alegría perdurable y la felicidad eterna.”

Cada uno de los elementos que aparece en esta fábula recoge interesantes conceptos sobre desarrollo personal que Julian Mantle explica a John:

  • Dominar la MENTE: El símbolo de “El jardín esplendoroso” representa nuestra propia mente. Debemos cuidarla como un maravilloso jardín que cuidamos constantemente y en el que no hay cabida para malas hierbas o pensamientos negativos. Debemos seleccionar la información que procesamos dentro de nuestra mente, dejarnos llevar por aquello que nos gustaría ser o conseguir, incluso en situaciones de estrés. 

stockvault--flower-garden135251

La calidad de la vida se reduce a la riqueza de los pensamientos.

  • El propósito de la vida es una vida con PROPÓSITO (Dharma): “El Faro” representa nuestros objetivos, es decir, debemos definir prioridades en cada aspecto de nuestro proyecto, esto nos ofrecerá orientación. Dígase planificación. ¿Cómo puedes saber que has llegado si no sabes a dónde vas?

LightHouse

El secreto de éxito es la constancia en los propósitos

  • El viejo arte del AUTOLIDERAZGO: El “luchador de sumo o Kaizen”, representa la mejora continua. Recuerda que los únicos límites son aquellos que nosotros mismos nos marcamos. Indica la necesidad de salir de la zona de confort, haciendo aquellas cosas que tememos o nos producen temor. El arte del Kaizen se practica esforzándose cada día, identificando nuestras debilidades y afrontándolas.

medium_121710062

El éxito externo comienza por el éxito interno

  • El poder de la AUTODISCIPLINA: ¡El luchador de sumo está desnudo! En realidad no, un “alambre rosa” cubre sus partes. La metáfora es la necesidad de aprender a superar nuestros límites representada por un alambre grueso, que no es sino la unión de muchos alambres más pequeños.

Cultivar diariamente la autodisciplina, para conseguir cosas increíbles.

  • La más preciada mercancía EL TIEMPO: Hay que aprender a respetar el propio tiempo, aplicando reglas como saber decir que NO o el principio de Pareto (también llamado principio 20/80, que aplicado a nuestra fábula puede traducirse en que el 20% de los que hacemos incide en el 80% de nuestras tareas), así como centrarse en las prioridades y mantener el equilibrio.

medium_13991455923

  • Las rosas amarillas son el SERVICIO A LOS DEMÁS. Dar a los demás debe ser una filosofía de vida. Hay que cultivar grandes relaciones porque son las que nos mantendrán a flote una vez que lo necesitemos. Habilidades de gestión de equipos e interesados, comunicación y liderazgo.
  • Por último, el camino de diamantes indica vivir en el aquí y el ahora. La felicidad es un viaje, no el destino.

Diamonds way

Autora: Gladys Gbegnedji Castaño PMP

One thought on “El Monje que Vendió su Ferrari

¿Qué te ha parecido?

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s